Hoy vamos a hablar de beneficios del Yoga demostrados por la ciencia. A veces hay que recurrir a esta para acallar a esa parte escéptica, a ese pepito grillo que tiende a pasearse por nuestra mente.

El Yoga es una disciplina antiquísima enfocada al cultivo de la mente y el cuerpo de una manera pausada y relajada. De esta forma, podemos recuperarnos de cualquier lesión o cualquier trastorno de forma tranquila.

El primero de los beneficios del Yoga es precisamente el alivio del dolor, ya sea dolor crónico leve o intenso, como incluso el que producen las agujetas.

También liberamos endorfinas durante la práctica, lo que nos ayuda a motivarnos y a disminuir significativamente los síntomas de ansiedad y depresión.

Mejora la concentración y la capacidad mental al focalizar durante la práctica la energía en un punto. Eso se ve reflejado en el día a día.

Nos mantiene jóvenes. Sí, esto es cierto. No es como bañarse en la mítica fuente de la juventud, pero casi. Estudios recientes sugieren que el Yoga y la meditación pueden afectar al ADN, protegiéndolo del daño y también evitando y revirtiendo los cambios negativos que afectan al proceso de envejecimiento del cuerpo.

Además de esto, también ayuda a mantener el peso y a quemar calorías. Los investigadores descubrieron que el gasto calórico promedio es de 7 kcal / min, durante la sesión de Yoga, lo que equivale a quemar unas 507 calorías por hora o el equivalente a correr 11 minutos.

Otros de los grandes beneficios es la ayuda que nos supone para descansar y reducir el estrés. En una sociedad que cada vez va más deprisa, el tiempo que dedicamos a parar nuestro sistema durante una práctica de Yoga repercute directamente en él.

Refuerza el sistema inmune fortaleciendo la capacidad natural del cuerpo para protegerse de enfermedades y protege y cuida tu espalda además de tus articulaciones. Al hacer Yoga de forma adecuada, con movimientos fluidos, sin impactos repetidos, con posturas de equilibrio que refuerzan los grupos musculares y el esqueleto y con control de la respiración, las articulaciones no sufren, al revés, se mantienen flexibles y fuertes, especialmente los tobillos, rodillas, caderas, hombros, etc.

Aumenta la energía y la resistencia física y nos ayuda a desarrollar la flexibilidad y el equilibrio.

Por último, el Yoga ayuda a fortalecer el suelo pélvico.

Ahora eres consciente de muchos de los beneficios que tiene la práctica de Yoga, te esperamos en Vida Zenter para que los experimentes con tu propio cuerpo.

Para más información, ponte en contacto con nosotros en info@vidazenter.com

Namasté.