Los beneficios de ayunar

A priori, privar a nuestro organismo de alimentos, nos hace pensar que caeremos en la enfermedad, que nos debilitaremos, que es perjudicial, sin embargo, estamos aquí para comentarte cómo el hacer ejercicio, llevar una dieta baja en calorías y controlar la frecuencia de ingestas hace que el organismo funcione de una manera más eficiente.

Aunque no lo creas podemos favorecer el equilibrio hormonal, aumentar la energía y la claridad mental practicando el ayuno de forma periódica.

Hay una gran cantidad de formas de realizar un ayuno, no obstante, compartimos contigo las más comunes:

  • El ayuno de 24-48 horas. En este tipo de ayuno, la ingesta de comida se ve sustituida por infusiones y agua. Se realizan en retiros o centros de salud y requiere una supervisión. En algunos casos también se ingiere zumos vegetales o caldos.
  • El ayuno intermitente 16/8. Este tipo de ayuno se prolonga más en el tiempo. Durante 16 horas (incluyendo las de dormir) no se come nada, ya que en una franja de 8 horas es donde se van a realizar las ingestas (entre las 11 y las 20 h, por ejemplo). De esta manera, provocaremos la mayoría de los beneficios del ayuno y se reducirán también la ingesta de calorías. El ayuno intermitente es una estrategia más llevadera y accesible que los ayunos prolongados.

El ayuno favorece la salud de tus células y te protege del envejecimiento prematuro ya que entre sus beneficios se ha comprobado que reduce la inflamación de bajo grado y el estrés oxidativo; mejora la sensibilidad a la insulina; disminuye otros marcadores del síndrome metabólico; protege contra enfermedades neurodegenerativas y contribuye a gozar de un metabolismo fuerte y saludable.

Los beneficios del ayuno se explican por medio de los cuatro mecanismos principales que se conocen:

  • Al disminuir la acumulación de radicales libres en las células, se reduce el estrés oxidativo 
  • Retrasa el envejecimiento y la enfermedad ya que se aumenta la sensibilidad a la insulina y mejora la eficiencia mitocondrial (la central energética de la célula)
  • Se produce una disminución de glucosa en la sangre de la que las célula se benefician además de una reducción de una hormona: el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF1) esto hace que ampliemos nuestra capacidad de resistencia al estrés.
  • Mantenemos la el equilibrio del organismo debido a la Estimulación de la autofagia (proceso mediante el cual las células reciclan materiales de desecho, evitan derroches y se reparan a sí mismas) Este proceso nos puede proteger contra las enfermedades infecciosas, autoinmunes e inflamatorias ya que es crucial en la inmunidad y en la inflamación.

Puedes leer el artículo original  en www.cuerpomente.com o directamente pinchando en este botón:

¿Quieres que te informemos de las últimas noticias de Vida Zenter?

Rellena este formulario y te añadiremos a nuestra base de datos.